Skip to main content

La mosca doméstica está considerada una plaga debido a la facilidad que presenta para nutrirse de cualquier materia orgánica, la rapidez con la que puede reproducirse en unas condiciones óptimas y la capacidad de transmitir enfermedades al ser humano provocadas por bacterias tales como E. Coli o Salmonella.

Esta plaga está asociada a los climas más cálidos y su presencia aumenta considerablemente en verano, ya que las altas temperaturas favorecen y agilizan su reproducción, pudiendo llegar a completar el ciclo en menos de diez días. Esto supone un aumento repentino de la población, generando un fuerte impacto sobre el bienestar del ser humano.

Prevención

  • Higiene: dado que las moscas se alimentan de compuestos orgánicos y también se reproducen en ellos, es esencial retirar de manera regular cualquier residuo que pueda favorecer su desarrollo.
  • Aislamiento: en la medida de lo posible, utilizar barreras físicas en todos aquellos puntos que supongan un acceso para la mosca al interior del establecimiento, ya sea mediante trampas, mosquiteras o cerrando correctamente cualquier puerta o ventana.

Tratamientos químicos

Insecticida adulticida compuesto por Azametifos y formulado en gránulo soluble con un gran efecto choque y alta persistencia en superficies no porosas. Incorpora atrayentes alimenticios azucarados que se activan al entrar en contacto con el agua. Actúa por contacto e ingesta.

Para controlar el acceso de la mosca al interior de un establecimiento, se aplicará el producto perimetralmente mediante brocheo en aquellos lugares de tránsito y cuyas superficies sean lo más lisas posible: marcos de puertas, ventanas, etc.

Para controlar la población de moscas en un área determinada, se recomienda aplicar el producto mediante brocheo en parches de 30×30 cm con un espacio entre ellos de unos 5 metros aproximadamente y a una altura máxima de 1,70 m desde el suelo.

Como tratamiento de refuerzo, el producto también puede pulverizarse sobre superficies de paso.

Dosificación brocheo: 250 g en 250 ml de agua. Reactivar el producto mediante la pulverización de agua a los 20 días de su aplicación.

Dosificación pulverización: 250 g en 10 litros de agua.

Insecticida adulticida compuesto por Acetamiprid en forma de cebo granulado que actúa mediante su ingesta. Incorpora queso, que ejerce como atrayente alimenticio, y Cis-9-tricoseno, una feromona que funciona como atrayente sexual.

Dado que Atiza® GR es efectivo al ser ingerido, debe colocarse en recipientes en los que la mosca pueda tener fácil acceso al gránulo. Recomendamos colocar tantos puntos como sea necesario en aquellos lugares donde la mosca suela posarse.

Dosificación uso puro:  25 g de producto por cada 10 m2

Métodos físicos o complementos de desinsectación

Además de los tratamientos mediante el uso de biocidas, existen diversas trampas de captura que pueden ser útiles si nos encontramos con una población muy reducida o como complemento a la aplicación de productos químicos.

  • Flygen Cebo: trampa de captura diseñada para atraer a la mosca a su interior mediante un cebo atrayente. Una vez la mosca entra en el recipiente, no puede salir de este. Cubre unos 100 m2 de superficie.
  • Flygen Tiras: tiras adhesivas atrapamoscas sin veneno.
  • Flygen Rollo: rollo adhesivo atrapamoscas sin veneno.
  • Flytrap: Bolsas desechables atrapamoscas no tóxicas.

Deja una respuesta