Skip to main content

Tiempo de lectura: 4min

La industria alimentaria, y la hostelería en particular, está siendo uno de los principales retos para las empresas de control de plagas. Estos entornos de alta sensibilidad a la proliferación de plagas son susceptibles de generar vulnerabilidades higiénico-sanitarias que pueden acarrear serios problemas de salud.

En este sentido, gestionar un establecimiento que desempeñe esta actividad no es tarea fácil. El técnico de control de plagas debe lidiar en su día a día con malos hábitos de higiene, resistencias a determinados productos, deficiencias estructurales y otros obstáculos que le exigen poner todas sus habilidades, conocimientos, dedicación y destreza a disposición de los clientes para ofrecer sus servicios de higiene ambiental.

Para poder aportar soluciones que tengan el menor riesgo posible para las personas y el medioambiente y que a su vez se adapten a las condiciones y necesidades particulares de cada cliente, es imprescindible que el técnico tenga en cuenta todos los recursos de los que dispone. Para ello, lo recomendable es desarrollar un plan de control integrado de plagas que le permitirá aplicar los distintos procedimientos del plan para saber qué acciones preventivas y correctivas se van a llevar a cabo.

Una vez se haya ejecutado el diagnóstico de situación y se conozca la magnitud del problema, los riesgos asociados a la instalación y el tipo de plaga a tratar, se procederá con las medidas preventivas para conseguir unas condiciones higiénicas y estructurales óptimas que minimicen el riesgo de proliferación de la plaga.

A continuación, nos centraremos en el tratamiento de la Blattella Germanica puesto que es la plaga que más problemática presenta en la industria alimentaria. Comúnmente conocida como cucaracha alemana, la Blattella se instala en la hostelería porque encuentra las condiciones idóneas para su desarrollo. Es común que sean introducidas mediante el transporte de mercancías y que aniden detrás o debajo de los electrodomésticos. Los principales inconvenientes que presentan es su rápida reproducción y las resistencias que han creado a determinados productos.

De cara al tratamiento de una alta infestación por Blattella Germanica, podemos encontrarnos que las medidas preventivas no son suficientes y que debemos continuar con el plan. Las medidas correctivas (mecánicas y químicas) incidirán directamente sobre la plaga permitiendo disminuir el número de cucarachas de forma rápida. Sin embargo, el tratamiento químico difícilmente puede ayudarnos a su completa eliminación, por lo que será imprescindible posteriores tratamientos de mantenimiento.

Cuando la infestación sea grave, la plaga no esté localizada y busquemos generar un fuerte efecto de choque, El MAT PS puede resultar tremendamente efectivo. Es un listo al uso formulado en base alcohol con D-Trans-Tetrametrina al 0,15% y Cifenotrin al 0,3%. Los dos piretroides que componen este producto generan un gran desalojo acompañado de un volteo inmediato, por lo que conseguiremos llegar a cualquier espacio del establecimiento generando una respuesta instantánea en la plaga. Al estar formulado con alcohol, el MAT PS no deja residuos, ni manchas, ni genera olores y ofrece un secado ultra rápido, por lo que obtendremos un tratamiento limpio y efectivo. Se recomienda combinar el MAT PS con otras medidas de mantenimiento para garantizar un control total de la plaga.

MAT PS

MAT PS

D-Trans-Tetrametrina 0,15% y Cifenotrin 0,3%

NombreMAT PS
ComposiciónD-Trans-Tetrametrina 0,15% y Cifenotrin 0,3%
FormulaciónListo al uso en base alcohol
AplicaciónUso puro mediante pulverización
ObjetivoEfecto choque con desalojo y volteo instantáneo
Dosificación1 L para 100 m lineales
Puntos claveRápido secado sin residuos, ni manchas, ni olores

Si lo que necesitamos es obtener volteo inicial y una fuerte persistencia, aplicaremos AZAMITE LAC, una laca resinosa con gran adherencia a las superficies en las que se aplica. AZAMITE LAC está formulada con un 0,29% de Azametifos y un 0,23% de Praletrina. Puesto que estas dos materias activas poseen diferentes mecanismos de acción, al combinarse en una misma formulación, nos encontraremos con un resultado impecable: por un lado, el Azametifos, que es el único organofosforado autorizado del mercado, va a contribuir con un gran efecto choque y una persistencia inigualable; por otro lado, la Praletrina, al ser un piretroide de máxima actividad, va a potenciar el efecto choque inicial.

Además, el formulado lleva incorporado una resina de alta calidad otorgándole una gran resistencia a altas temperaturas debido a su elevado punto de fusión. La adherencia de la laca será superior si la superficie sobre la que se aplica está limpia.

AZAMITE LAC

AZAMITE LAC

Azametifos 0,29% y Praletrina 0,23%

NombreAZAMITE LAC
ComposiciónAzametifos 0,29% y Praletrina 0,23%
FormulaciónLaca resinosa
AplicaciónUso puro mediante pulverización o brocheo
ObjetivoEfecto choque con gran adherencia y durabilidad
Dosificación1 L para 100 m lineales
Puntos clavePersistencia muy alta sin sacrificar el efecto choque. Al combinar dos materias activas de diferente mecanismo de acción, es el producto ideal para lugares donde se presenten resistencias.

Como hemos mencionado anteriormente, el programa de control integrado de plagas requiere una evaluación posterior a la implantación de las medidas para, en base a los resultados obtenidos, determinar la efectividad del tratamiento. En estos casos, se realizará una observación de indicios de plaga mediante la implementación de medidas mecánicas. Nuestras Biotrap o Biotrap Mini destinadas a la monitorización son trampas físicas de diferentes tamaños con feromonas que atraen a la Blattella Germánica al interior de la trampa, quedando capturadas por su lámina adhesiva.

En caso de continuar requiriendo tratamientos adicionales de refuerzo y/o mantenimiento con la aplicación de medidas preventivas de tipo químico, se optaría por el uso de gel insecticida como BIOGEL CKC. Este cebo de alta apetencia y con un volteo muy rápido está formulado con Imidacloprid al 2,15%, un neonicotinoide que actúa a nivel de los receptores nicotínicos postsinápticos de la acetilcolina y cuyo mecanismo de acción es diferente al de los organofosforados y al de los piretroides, por lo que dificulta la generación de resistencias en la plaga.

Insistimos en la necesidad de aplicar unas medidas previas de actuación que estén muy enfocadas a mantener unas condiciones higiénicas óptimas ya que la suciedad y la presencia de alimentos favorecerá el crecimiento de la plaga y además reducirá la efectividad de cualquier producto químico que se aplique.

Deja una respuesta